El trabajo está basado en el concepto de Arte generativo y la posibilidad que brinda el programa de crear formas que en cierto punto tomen vida.
La forma circular remite a un mándala, que al estar generado por pixeles hace referencia a la manera en que los monjes tibetanos crean sus mándalas a través de la acumulación de granos de arena.
Según Carl Jung los mándalas representan la totalidad de la mente, abarcando tanto el consciente como el inconsciente. El rostro con los ojos cerrados hace referencia a un momento de meditación, en el que la persona se concentra en su interior. La ubicación del mándala en la parte superior de la cabeza remite a la ubicación del chakra corona relacionado con la conciencia superior del ser humano, y con el concepto filosófico de unidad que proclama que uno es todo y todo es uno.
Los sonidos pertenecen a cuencos tibetanos, este sonido acentúa la forma circular y el crecimiento de la misma.

Copyrighted Image